Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

No nos equivocamos mucho si te decimos que un investigador dedica más de una tercera parte de su tiempo con tareas relacionadas con la búsqueda de financiación para sus proyectos de investigación médica (rellenar informes, hacer presentaciones, contactar con posibles mecenas, reuniones, buscar convocatorias, etc.).

Los investigadores dependen del Estado

Cómo se financia un proyecto de investigación médica

Photo Credit via: pixabay cc

 

Hoy en día, en España, la investigación médica depende del Estado mayoritariamente. No es fácil obtener datos sobre cómo se financia un proyecto de investigación médica y de dónde provienen los fondos conseguidos. Sin embargo, hemos conseguido un artículo elaborado por el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria en el que se afirmaba que, en el período 2006-2010, consiguieron captar 30.913.553€, de los cuales, 23.755.675€ (un 76’85%) provenían del Estado.

Sinceramente, extrapolándolo al resto de centros de investigación, nos parecía poco este porcentaje, así que seguimos analizando. Finalmente, hablando con más de un investigador, nos confirmaban lo sospechado: En realidad, ese porcentaje puede ascender a más del 90% ya que, probablemente, en esos datos no se han incluido otros fondos a través de otros organismos estatales (consejerías autonómicas, universidades, o distintos centros públicos que financian con importes menores).

¿Qué sucedería si el Estado decidiera no financiar más la investigación médica?

El Estado no da ni para pipas

“El Estado no da ni para pipas”

¿Cuánto está aportando el Estado?: “Comparativamente, menos de lo que le costaría un paquete de pipas”

Como te decíamos en un artículo anterior, es difícil saber el importe exacto de cuánto dinero público se invierte en investigación médica. En el artículo destacábamos que:

  • Por parte del Estado, los fondos destinados a la investigación médica vuelven a estar a niveles de 2006.
  • Hay una tendencia descendente desde el inicio de la crisis, pero lo más preocupante es que no parece que haya habido nunca una apuesta clara por la investigación médica.
  • La inversión suele estar siempre rondando los 300 millones de euros (lo que produce España – PIB – es más de 1 billón).
  • Comparativamente, se podría decir que,el Estado, nunca ha llegado a invertir ni lo que le supondría, a una persona que cobra 1.000€/mes, un paquete de pipas “El Piponazo”.

El investigador está para investigar

Creemos que lo ideal es que un investigador se centre en el trabajo para el que se ha formado (la investigación) y que lo mejor sería intentar facilitarle el trabajo de la búsqueda de financiación para que le dedique menos tiempo y pueda centrarse en más proyectos de investigación.

Investigadora - Menú

Photo Credit via: pixabay cc

 

En toda empresa, existe personal que se encarga de la búsqueda de financiación de las actividades ordinarias de la empresa. Todo el mundo entiende fácilmente que la dependienta de una tienda de ropa no deba ser, también, la encargada de buscar el dinero para financiar la compra de la ropa que se vende. Sin embargo, salvando las distancias, eso es lo que un investigador debe hacer. Podría ser entendible si, el propio investigador es empresario, pero en la mayoría de los casos, no es así. Lo habitual es que el investigador esté adscrito a algún centro de investigación, los cuales, adicionalmente, suelen ser de carácter público (pertenecen a algún hospital, gobierno autonómico o incluso al Estado).

Obviamente, como todos, deben “buscarse la vida” para conseguir lo que necesitan, pero probablemente, si hubiera más sitios donde buscar y menos dependencia del Estado y “de los vaivenes políticos”, todos saldríamos beneficiados.

¿Cómo se financia un proyecto de investigación médica?

Hasta hace poco lo habitual era que una institución que había conseguido acumular una cantidad que consideraba suficiente, realizaba una convocatoria pública a la que accedían los investigadores para conseguir el dinero que necesitan compitiendo con el resto de investigadores. De este modo, en función de la valoración de unos especialistas, el total acumulado se repartía entre los proyectos más interesantes.

En este tipo de convocatorias, no es extraño que los investigadores deban realizar diversas estrategias para lograr el éxito. A modo de ejemplo, a veces, deciden no acudir a ciertas convocatorias para no competir con determinadas personas de relevancia que, probablemente, conseguirán los fondos.

Otras veces puede decidirse financiar la casi totalidad del proyecto con la condición de exigir al investigador que consiga un determinado importe a través de otros medios. En caso de no conseguirlo, el importe aprobado no se transfiere y el investigador pierde la totalidad conseguida.

En general, cuando se aprueba la financiación de un proyecto, no se transfiere el monto total directamente (un proyecto puede durar varios años y, normalmente, consta de varias fases), sino que se divide en determinados hitos (objetivos). Conforme se van cumpliendo, se “libera” la siguiente cantidad.

Otra posibilidad es la que ofrece INDACEA. Se plantea el proceso inverso. Es decir, el Comité Experto de INDACEA aprueba los proyectos a financiar antes de haber captado los fondos necesarios. Nos gusta más este proceso porque, de este modo, los interesados en financiar la investigación médica, saben de antemano dónde se dirigirán sus aportaciones y, adicionalmente, el investigador está incentivado para informar sobre su proyecto y sus posibles evoluciones de una forma más cercana al ciudadano. Obviamente, también se establecen una serie de hitos para ir transfiriendo la totalidad aprobada.

Conclusión

Hasta que el Estado se decida a, verdaderamente, invertir en investigación médica, puede pasar mucho tiempo, sin embargo, las enfermedades y/o lesiones no entienden de falta de recursos, crisis o “desaveniencias políticas”. Esperar a que pase un momento desfavorable o a ponernos todos de acuerdo, puede ser demasiado plazo. Es el momento de pasar a la acción: Es el momento de financiar la investigación médica.

Por todo ello, te animamos a que te unas a INDACEA. Es un pequeño esfuerzo el que te pedimos. 5€/mes es una cantidad que todos nos podemos permitir y, si somos muchos, llegaremos muy lejos. Busca los grupos de tu interés, realiza tu aportación y cuéntaselo a todos los que conozcas. Ser IND es un orgullo y, para INDACEA, es un honor poder contar con gente como tú. Únete, apúntate a INDACEA:

 

Are You IND?

Photo Credit Top Picture via estherase via Compfight cc 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebook IconYouTube IconTwitter IconSíguenos en Google+Síguenos en Google+