Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
estacionamiento para personas con movilidad reducida (2)

Photo Credit via: pixabay cc

 

Hace más de 8 años que Servicios Sociales me certificó un grado de discapacidad. En mi caso, en lugar de hacerlo de forma permanente, tenía que ir renovándolo cada cierto tiempo (4 años). La primera vez, me declararon una discapacidad del 37% con movilidad reducida (7 puntos). Las personas a las que evalúan con un mínimo de 7 puntos obtienen el derecho a solicitar la tarjeta para poder aparcar en las zonas de estacionamiento para personas con movilidad reducida.

Por favor, ten cuidado al utilizar la palabra discapacitado o minusválido, es mejor utilizar “persona con discapacidad o con diversidad funcional”.

Hay personas a las que no les gusta demasiado palabras como “minusválidos” sus connotaciones negativas. Quien oiga que alguien es minusválido puede creer que es una persona “menos válida”, cuando no es el caso. Hay personas que pueden hacer unas cosas y otras que pueden hacer otras. No todo el mundo está capacitado para la labor comercial, gestionar grupos de trabajo o llevar una cocina de un restaurante de alto nivel, pero sí hacer otras tareas y, no por ello, le decimos que es “menos válido”. A mí, personalmente, no me importa que me llamen así (porque no me siento aludido), pero entiendo perfectamente que a otros les moleste.

Estacionamiento para personas con movilidad reducida. No sólo para aparcar cerca.

Cuando voy con el coche, antes de utilizar las plazas de estacionamiento para personas con movilidad reducida, intento darme un par de vueltas por si hubiera alguna normal libre, razón por la cual, cuando voy con alguien que no me conoce suele aparecer un pequeño intercambio de palabras…:

– “Aparca ahí que la plaza está libre.”

– “Sí, pero voy a dar una vuelta por si acaso pudiéramos aparcar en otro sitio.”

– “Pero ¿por qué?, ¡si tienes derecho!”

– “Ya sé que tengo el derecho, pero de momento, no tengo la necesidad. Voy contigo y si hay hueco y yo no puedo salir del coche, aprovecho que estás tú para salir cómodo y lo terminas de aparcar tú…”

– “¡Estás tonto!”

– “Seguro, pero al menos esa plaza queda para alguien que la pueda necesitar más.”

estacionamiento para personas con movilidad reducida (1)

Photo Credit via: pixabay cc

 

He de decir que mi manera de salir del coche “es un auténtico show”, sobre todo la parte final. Primero, necesito abrir la puerta completamente. De ahí, ayudándome del asiento y el volante (tiene que estar con el motor apagado para que se bloquee el volante) hago mi primera fase para incorporarme quedándome con las piernas totalmente extendidas y el tronco flexionado (como si estuviera tocándome los pies con las manos). Aquí llega el show…: Desde esa posición, cojo el extremo de la puerta más alejado de mí a la altura por donde empieza la ventana, giro un poco los pies (arrastrándolos) e intento erguirme hasta apoyar la barbilla en el marco de la puerta (aprovechando que hace arco y está “más bajito”). Una vez lo consigo, fijo la rodilla derecha contra la puerta y empujo con los brazos (como si hiciera una flexión) para quedarme de pie.

¿Qué sucede si debo aparcar en un sitio donde no puedo abrir la puerta por completo?

  • Si viene alguien conmigo, encaro el coche como si fuera a aparcar, salgo del coche y lo aparca mi acompañante. Para aquellos que estén preguntándose qué pasa si viene alguien detrás…: ¡pues algo muy español! ¡Pitan! ¡Que para eso somos españoles!, ¡que se nos note! Sin embargo, es cierto que, en cuanto empiezan a ver cómo me levanto, dejan inmediatamente de hacerlo y piden disculpas. De hecho, así como a la hora de levantarme de una silla he decidido llamarlo el “movimiento sexy” (porque todo el mundo me mira), estoy buscándole nombre a esta forma. No sé si llamarlo “el silenciador”, “el movimiento pacificador” o “el movimiento del cura” (porque otorgo el perdón…) Se admiten votaciones. ¡Danos tu opinión en Facebook!
  • Si no viene nadie conmigo y veo que puedo intentar incorporarme aunque no abra la puerta por completo, lo pruebo.
  • Si veo que no puedo, busco otra plaza o, si ya es urgente aparcar, lo hago en las zonas de estacionamiento para personas con movilidad reducida.

Hay algo de lo que yo no era consciente hasta que me ha pasado. Las plazas de estacionamiento para personas con movilidad reducida no sólo se reservan para que quien las necesita aparque cerca del lugar donde va, sino también, para que pueda salir del coche. Por eso son tan anchas y, por ello, cuando alguien aparca pisando la plaza sigue molestando aunque deje hueco como para que quepa un coche. Mira este vídeo y lo comprenderás…

Estacionamiento para personas con movilidad reducida

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebook IconYouTube IconTwitter IconSíguenos en Google+Síguenos en Google+