Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

En ocasiones nos da la impresión de que muchos esperan que alguien les saque de una situación en la que no quieren estar, que “aparezca de la nada” la solución a la enfermedad. Muchas veces, la vida es más sencilla (y cruda) que todo eso. Lo sentimos, no vendrá ningún caballo blanco a salvarlos si no hacen nada por remediarlo.

Obviamente, ello no significa que cada uno deba realizar investigación médica. Cada uno debe ajustarse a sus capacidades, pero que uno no quiera (no pueda o no esté capacitado para) investigar, no quiere decir que no pueda ayudar a ello.

Busca tu solución a la enfermedad

Encuentra tu caballo blanco (1)

Photo Credit via: pixabay cc

 

Solución la hay o la habrá, pero debemos salir a su encuentro y no esperar a que nos llegue.

Por ejemplo, para conseguir un trabajo, no basta con querer trabajar, hay que decirlo, buscarlo, formarse y competir con el resto. Raros son los casos en los que, hoy en día, alguien lo haya encontrado “estando en casa viendo la tele” y sin siquiera haber enviado un currículum o dicho “quiero trabajar”.

Al contrario que querer tener un empleo (hay gente que lo quiere tener y otra que no), probablemente, el 99%  de quienes padecen una enfermedad crónica grave, está deseando curarse (siempre hay alguien que puede no quererlo: “tiene que haber de todo en este mundo”). Y, en el momento en que algún experto de confianza le dice que hay un posible tratamiento, no duda un instante y “se tira de cabeza a ello”.

El drama aparece cuando a una persona le informan de que tiene una patología determinada y que no hay nada que hacer, que no existe nada que lo pueda remediar.

Estoy más que acostumbrado a oír en congresos de enfermedades como la mía, cómo los investigadores aluden a la falta de fondos y cómo la gente pregunta qué es lo que pueden hacer. Imagino que la situación no debe ser muy distinta en otros congresos. Para nosotros la respuesta es sencilla: ¡No te quedes parado! ¡Muévete! ¡Busca la solución o ayuda a encontrarla!

Algunos se obcecan en que sea el Estado quien proporcione esos fondos. Pensamos que el Estado debería hacerlo, pero la realidad es que no lo hace en cuantía suficiente (para nosotros, esta opción se asemeja mucho a “esperar a que venga el caballo blanco sin hacer nada”). Tal y como ya hemos comentado en artículos anteriores, no confiamos mucho en que el gobierno aumente mucho más su inversión si no ve el rendimiento que la investigación médica proporciona.

No te quedes sentado (2)

Photo Credit via: pixabay cc

 

Además creemos que, cuando lo perciba, también lo habrá hecho el sector privado (empresas y similares) que son los que realmente acabarán invirtiendo mayoritariamente en investigación.

Encuentra tu caballo blanco

Por todo ello, creemos que tienen que aparecer más agentes que se involucraran en ello (más personas que estén buscando una solución).

Y por ello surge INDACEA. Existen multitud de organizaciones que ayudan a la mejora de la calidad de vida de los afectados (ellos ya se han movido), ahora toca ir a por la raíz del problema. Es cuando yendo en una dirección te aparecen las oportunidades, cuando encuentras (por ti mismo o con la ayuda de otros) las soluciones a tus problemas, es cuando encontrarás tu caballo blanco.

 

 

 


Are you IND?

Photo Credit Top Picture via pixabay cc 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebook IconYouTube IconTwitter IconSíguenos en Google+Síguenos en Google+