Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Revisión del grado de discapacidad

Photo Credit via: pixabay cc

 

En un post anterior, te contaba cómo un policía me tuvo que retirar mi tarjeta de aparcamiento en las plazas reservadas para personas con movilidad reducida porque había caducado mi certificado de discapacidad ya que Consellería  (Consejería) no me había citado aún a la revisión.  No sé si por casualidad, pero una semana después del suceso con el policía, recibía carta de Consellería citándome para la revisión del grado de discapacidad.

Revisión del grado de discapacidad

He de decir que casi ni hizo falta entrar en el despacho de la doctora, pues “se quedó a cuadros” viendo “mi estilazo” para moverme. Luego, me envió a la asistenta social, la cual,me preguntó sobre cuestiones de la vida diaria (supongo que para saber cómo es mi día a día y dónde puedo necesitar una ayuda).

Revisión del grado de discapacidad

Photo Credit via: pixabay cc

 

Unos días más tarde, visitamos a la asistenta social de nuestra población, la cual nos informó de una serie de pensiones a las que podríamos tener derecho por mi discapacidad. Está muy bien que te informen, sin embargo, en ese momento, recuerdo que lo único en lo que pensaba era en por qué me estaban contando todas estas cosas, que yo lo único que quiero es trabajar como cualquier “hijo de vecino”. De hecho, no era el único en la sala que pensaba así, pues iba acompañado de un familiar que al final de la conversación le pidió disculpas a la asistenta si podíamos haber estado un poco alejados de la conversación, pero la verdad es que no estábamos acostumbrados a oír que necesito esta ayuda o esta otra. En la familia somos un poco más de “sacarnos las castañas del fuego…”

Volviendo al tono irónico, “estoy contento con mi nota de la discapacidad, ¡saqué un notable!”. Es decir, traduciéndolo al lenguaje real (“no cómico”), empiezas  a darte cuenta de que quizás estás “algo más tocado” de lo que pensabas, porque me declararon el 75% de discapacidad y me dijeron que más adelante pasaría alguien por mi casa para valorarme la ayuda de tercera persona. Vamos, lo que todo el mundo sueña con oír cuando es pequeño… (siento la ironía: no puedo evitarlo).

Revisión del grado de discapacidad: Ayuda de tercera persona

Revisión del grado de discapacidad

Photo Credit via: pixabay cc

 

El 14-05-15 vino la persona a valorar si necesito ayuda de tercera persona para las tareas básicas necesarias para el día a día. Hay preguntas que te puedes llegar a esperar como si eres capaz de vestirte sólo, ducharte, cocinarte, levantarte de una silla o del suelo, y otras más sorprendentes pero que te das cuenta de que si te las preguntan es porque hay personas que realmente no pueden hacerlo sin ayuda (como peinarte, lavarte los dientes, ponerte champú en el pelo, frotarte la espalda o limpiarte las axilas, si puedes ir al baño sólo o algo tan simple como comer e incluso limpiarte con papel higiénico tras “pasar por el trono”).

Con estas preguntas, también vas tomando conciencia de tu situación real, pero tampoco es algo muy preocupante, pues la única diferencia entre antes de que te las hicieran y después, es que te las han preguntado. Las dificultades siguen siendo las mismas.

#INDcansables4

#INDcansables

Creemos que todas las historias son importantes, independientemente de las dificultades que cada uno tenga o deje de tener. Pensamos que estés afectado o no, todo el mundo tiene complicaciones y, por eso, nos interesa tu historia. Estamos seguros de que tú eres una de las #INDcansables y por eso te animamos a que nos lo cuentes vía Facebook, Twitter o Google +, como prefieras.

 

Photo Credit Top Picture Dauvit Alexander via flickr cc 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebook IconYouTube IconTwitter IconSíguenos en Google+Síguenos en Google+