Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Conseguir un medicamente hoy en día es tan fácil como acudir a cualquiera de las decenas o cientos de farmacia que hay en las ciudades, pedir lo que queramos, pagar y llevarnos el medicamento a casa. En otros casos solo es necesario levantar el teléfono o pedir el medicamento a través de una aplicación y te llega a la puerta de tu casa, así de simple y sencillo.

Por supuesto, esto ocurre principalmente con los medicamentos que no requieren receta, aun así, eso no significa que no sean peligrosos. Aunque las medicinas se hayan inventado con el fin de mejorar nuestras dolencias e influir significativamente en la curación de enfermedades que en otros tiempos eran consideradas letales, las mismas pueden ser peligrosas para la salud cuando se utilizan de manera incorrecta y sin supervisión de un profesional.

Probablemente te hayas tomado alguna pastilla para aliviar el dolor de cabeza sin receta o te hayas tomado algún medicamento para aliviar el malestar estomacal que simplemente encontraste en casa. Este tipo de prácticas es más común de lo que se puede pensar y aunque parece totalmente inofensivo, en muchos casos no lo es.

Si la razón por la que no visitas regularmente al médico o prefieres automedicarte es porque no cuentas con un seguro de salud o con dinero suficiente para ir al médico, aprende en Gananci cómo ganar dinero, para que el aspecto financiero no afecte tu bienestar físico.

 

Los 5 peligros de automedicarse

Los 5 peligros de automedicarse

Si crees que automedicarte no es peligroso porque lo has hecho un montón de veces y nunca te ha pasado nada, estás subestimando lo que podría ocurrir. Muchas personas lo hacen casi como parte de su rutina creyendo que no pasa nada, pero la realidad es que podrían tener cualquiera de las siguientes consecuencias:

1.- Tomar un medicamento porque a un amigo o a una persona cercana se lo recetaron para tratar una situación de salud similar a la que tú estás pasando no es una buena idea. No todas las personas reaccionan de la misma forma ante los componentes de las medicinas. Lo más probable es que a esa persona le hayan recetado un medicamento específico basándose en las características de la patología, sus síntomas y tomando en cuenta otros factores.

Esto quiere decir que un medicamento que haya funcionado muy bien para tratar la dolencia de alguien no significa que actuará exactamente de la misma forma en tu organismo. Entonces, automedicarse no garantiza la solución del problema de salud que te está aquejando y ¿Para qué querrías químicos en tu cuerpo si ni siquiera existe la seguridad de que van a funcionar o que al menos están en la dirección correcta?

2.- Entre los peligros de la automedicación están los efectos secundarios que en muchos casos pueden ser hasta más incómodos que los propios síntomas de la enfermedad de la que estamos tratando de deshacernos.

Algo que muchas personas no hacen es leer los prospectos que vienen dentro de la caja o muchas veces escritas en el mismo cartón que compone el empaque de la medicina. Esa información es sumamente importante porque contiene no solamente los elementos con los que está hecho el medicamento, sino también explica los peligros a los cuales se expone la persona que decide tomarlos.

3.- Otro de los riesgos que tiene la automedicación es que existe la posibilidad de que al tomar medicamentos por mucho tiempo se desarrolle una adicción. Claro, esto también podría pasar con medicamentos controlados por un doctor, sin embargo, ellos tienen este problema en cuenta y por ende desarrollan medidas para evitarlo.

Cuando nadie está monitoreando tu consumo del medicamento podrías caer en el exceso sin saberlo, lo que podría traer consecuencias más graves para la salud que las que en un inicio estabas tratando de resolver cuando comenzaste a automedicarte.

4.- Las alergias son otro de los problemas que puede causar la automedicación. Antes de que un médico te recete una medicina él te preguntará acerca de las alergias para poder recomendarte algo con componentes de que no contentan algo nocivo para tu salud, cuando te automedicas estás saltándote este importante paso.

5.- Algunos antibióticos, por ejemplo, están al alcance de cualquier persona que desee comprarlos sin ninguna receta médica, pero esto no quiere decir que puedan ser tomados de esa forma.

Al tomar muchos antibióticos puede presentarse una resistencia de parte de las bacterias, ya que las mismas mutan al estar expuestas constantemente a estos químicos, lo que hace que los fármacos pierdan su eficacia y se deba tomar algo más fuerte.

Todo esto no quiere decir que nunca en la vida puedas automedicarte. En todas las cosas hay tonos grises, sin embargo, debe ser por un periodo muy limitado y en medicamentos que te hayan servido previamente para tratar dolencias leves. Si los síntomas no ceden pronto, ve al doctor.

La automedicación nunca puede ser para nuevas patologías. En ese caso lo más saludable es consultar a un médico.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

 

INDACEA es una asociación sin ánimo de lucro para la financiación de la investigación médica. El máximo objetivo de INDACEA es acelerar la obtención de tratamientos para las patologías que existan en el momento con la esperanza de beneficiar al máximo a los afectados por encima de cualquier otro interés. Creemos que, en la actualidad, la mejor forma de alcanzar nuestro máximo objetivo es la investigación médica y, por ello, la defendemos y fomentamos. Es decir, encontrar tratamientos, es nuestro objetivola financiación de la investigación médica, nuestra herramienta.

Are You IND?

 

La información contenida en este documento NO debe usarse como sustituto del consejo de un médico debidamente cualificado y autorizado u otro proveedor de atención médica. La información proporcionada aquí es para propósitos educativos e informativos solamente. Consulte con un médico si sospecha que está enfermo.

 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebook IconYouTube IconTwitter IconSíguenos en Google+Síguenos en Google+